Eje 2: Crecimiento, organización en red y participación

Coop57 se fundó en Catalunya, pero a partir del 2005 puso en práctica un crecimiento en red a raíz del interés que había despertado este experimento en otros territorios. La idea fue aprovechar el modelo, la forma jurídica y la estructura técnica de Coop57, pero aplicando un modelo que permitiera que cada territorio se autogestionara, especialmente en la toma de decisiones, en la admisión de nuevos socios y en la concesión de préstamos.

Con este modelo en red descentralizado se crearon Coop57 Aragón (2005), Coop57 Madrid (2006), Coop57 Andalucía (2008) y Coop57 Galiza (2009), que se sumaron a Coop57 Catalunya. En otros territorios (País Valencià, Asturies y Euskal Herria) se han ido creando grupos promotores, algunos de los cuales previsiblemente darán lugar próximamente a nuevas secciones territoriales. Por otro lado, en algunas secciones se ha empezado a impulsar el crecimiento en red “hacia abajo”, es decir, la articulación de grupos locales.

Este desarrollo descentralizado en red ha sido posible gracias a un conjunto amplio de personas y entidades que lo han promovido y gestionado en los diferentes territorios. Sin la implicación y dedicación voluntaria de centenares de personas, no se entendería Coop57. A nivel operativo, la gestión ha recaído en un equipo técnico y profesional reducido, integrado por personas altamente comprometidas con el proyecto, que ha ido creciendo a remolque del crecimiento de la actividad de Coop57.

Todo este desarrollo y articulación en red se ha producido en unos años de gran crecimiento de Coop57, tanto de la base social (entidades socias y personas socias colaboradoras), como de las aportaciones gestionadas y de los préstamos concedidos. Sin embargo, se trata de un crecimiento desigual (los ritmos de crecimiento de las secciones territoriales han sido diferentes) que ha generado algunos desequilibrios internos y entre territorios.

Tanto el rápido crecimiento de Coop57 como la envergadura de los retos que tenemos planteados, pasando por la complejidad societaria, organizativa y operativa nos piden debatir y definir colectivamente como tenemos que afrontar el crecimiento futuro y el desarrollo en red de Coop57.

De forma muy breve, situamos algunos de los debates que se plantean:

  • El órgano máximo de decisión de Coop57, como en toda cooperativa, es la asamblea general formada por delegados y delegadas elegidos por las diferentes asambleas de las secciones territoriales. En ocasiones se ha planteado el debate de si las personas delegadas tienen que ser sólo delegadas o tienen que ser representantes, de forma que, atendiendo a como discurra la asamblea general puedan cambiar el sentido de su voto. ¿Qué modelo se debe seguir?
  • Por otro lado, ¿qué otros mecanismos podemos establecer para resolver los casos en que se adoptan decisiones diferentes en las asambleas de las secciones territoriales?
  • El órgano de representación y gestión de Coop57, como en toda cooperativa, es el consejo rector que actúa de acuerdo con las directrices marcadas por la asamblea general. Las personas del consejo rector no trabajan a Coop57 pero la dedicación que requiere la condición de miembro del consejo rector es cada vez mayor. Últimamente, se ha planteado la posibilidad de compensar económicamente a algunos de los cargos del consejo rector para garantizar que puedan desarrollar correctamente sus funciones. ¿Es conveniente? ¿Qué límites se tendrían que marcar?
  • Coop57 combina, el hecho de ser una única organización que funciona con criterios comunes y compartidos, con un elevado grado de autoorganización y de capacidad de decisión de cada sección territorial. Esto permite adaptarse mejor a las realidades y necesidades de cada territorio y fomentar la participación y horizontalidad, pero también ha generado tensiones y desequilibrios. ¿Cómo podemos combinar los diferentes ritmos y las diferentes realidades? ¿Cómo armonizar la visión global con las necesidades locales?
  • El crecimiento de la base social de Coop57 ha comportado que la ubicación territorial de esta base social supere los entornos urbanos originarios de cada sección territorial. Aun así, la práctica totalidad de la actividad se sigue desarrollando en las capitales, de forma que las socias de los territorios más alejados tienen dificultades para participar. ¿Cómo podemos facilitar que personas que residen en lugares alejados de los cascos urbanos puedan participar en las asambleas de sección o en otras reuniones? ¿Pueden los territorios más alejados delegar en determinadas personas la presencia en la asamblea de sección? ¿Tenemos que promover formas de presencia virtual?
  • Más allá del eje territorial, se ha planteado, a raíz de propuestas o inquietudes hechas por entidades socias de Coop57 en diferentes territorios, la posibilidad de habilitar algún tipo de articulación sectorial. ¿Qué objetivos y funciones tienen que desarrollar las articulaciones sectoriales? ¿Qué requisitos tienen que cumplirse para organizar una articulación sectorial? ¿Qué relación tiene que haber entre la articulación territorial (secciones territoriales) y la articulación sectorial?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>